lunes, 20 de octubre de 2008

LA FOLLIA ESPAÑOLA - VIAJE TRICONTINENTAL

La Follia Española es un fenómeno curioso de globalización musical. Es una melodía, que ha dado la vuelta por tres continentes. Seguro que os suena: es la música de la película Barry Lindon.

1.- Origen africano y vuelta ibérica

Pues bien, empezó, como una música de Africa Occidental, trasportada a Brasil, junto a los esclavos negros. De allí, pasó a la metrópoli, Portugal y luego a España.

Gaspar Sanz, conocido guitarrista aragonés del S. XVII (1640-1710) popularizó esa música. Compuso una Instrucción de Música sobre Guitarra Española (1674), que incluye la famosa Folía. Se las llevó consigo, cuando fue a vivir a Nápoles, entonces bajo dominio español.

2.- Popularidad en Italia

En Nápoles, fue conocida por el violinista Arcangelo Corelli (1653-1713), que compuso su Sonata La Follia Opus 5 no.12 (1700), basada en la Follia Spagnola. Con el desarrollo del repertorio virtuosístico para violín, la Folia empezó a desarrollar sus potencialidades. Corelli la usó como base de sus variaciones, y con ella cierr su conjunto de sonatas para violín y continuo.

Más o menos al tiempo, la Follia se paseaba, también, por Francia. Así, Jean Baptiste Lully (1632-1687) esribió su Aire Les Folies d'Espagne (LWV 48), en 1672.

La rama italiana tuvo más retoños. En manos de la nobleza y el alto clero, pasó del Sur al Norte, Venecia, donde fue usada por Vivaldi. Ya estamos en el S. XVIII: el joven Antonio Vivaldi (1678-1741) la incluyó, en su Colección de Sonatas de Cámara a Trio Op. 1 (1705).

Justo después de ser ordenado sacerdote, Vivaldi publicó su primer trabajo: una colección de 12 sonatas para dos violines y bajo continuo. La última es una serie de variaciones sobre La Follia. Parece que Vivaldi trabajó sobre el original de Corelli, por los numerosos paralelismos en el diseño general y en el estilo de los movimientos.

3.- Expansión europea

Desde Venecia, la Follia fue una mercadería más, que trepó los Alpes y llegó a Alemania; supongo, que por Baviera y Turingia. Allí, Juan Sebastián Bach (1685-1750) la utilizó, entre otras piezas, para una de sus cantatas profanas.

En la Cantata "Campesina" BWV 212 (1742), Bach pinta un cuadro de bailes de pueblo de su época. Cada aire se repite con un ritmo de danza distinto. Y uno de ellos es la Follia.

Hubo después Follias dieciochescas y neoclásicas, o rococó, como las de Carl Philip Emannuel Bach y Alessandro Scarlatti, para teclado.

4.- Aterrizaje en Estados Unidos

La Follía volvió a América, esta vez a Nueva York , en el S. XX, de la mano de Sergei Rachmaninov (1873-1943). Éste era amigo del violinista, F. Kreisler, que le interesó por la música de Corelli y le hizo disfrutar de su Follía. En homenaje a su amigo, compuso Rachmaninov una pieza basada en la Follia Espagnola.

Las Variaciones Corelli (1932) son la última pieza para piano solo de Rachmaninov. Usa la melodía, como figura en la Sonata 12 de Corelli. Dicen que es un estudio preparatorio para la Rapsodia sobre un Tema de Paganini, para piano y orquesta.

Ha habido muchas más ramificaciones. Pero estas ya me han parecido bastantes movidas ¿no? La Follia Española, un Viaje Tricontinental.
Publicar un comentario

REMBRANDT VAN RIJN

REMBRANDT VAN RIJN